Proyecto de estudio sobre la historia natural, distribución y conservación actual del oso andino (Tremarctos ornatus, Carnivora: Ursidae) en la Selva Tucumano - Oranense del Noroeste de Argentina.

Intro de Proyecto Juco- ¿Sabías qué hay osos en la Argentina?


Recientemente, se confirmó la ocurrencia del oso andino mediante técnicas moleculares de vanguardia, aplicadas a muestras biológicas asociadas a indicios indirectos en campo (huellas, arañazos, encames). Este trabajo está en preparación para su publicación en una revista especializada en investigación de úrsidos. Colabora con nuestro proyecto, necesitamos fondos para seguir contribuyendo a la investigación y la conservación del oso, y otros grandes mamíferos de la selva nublada.




Proyecto Juco-Proyecto Binacional Yaguajuco. Todos Los Derechos Reservados.

EXPEDICIÓN DE ENERO-FEBRERO DE 2014 (Salta, Argentina): Rastreando al juco (oso andino) y al yaguá (jaguar)



   

    Entre Enero-Febrero de 2014, Proyecto Juco -dentro de la iniciativa binacional que propone el recientemente consolidado Proyecto Yaguajuco, un esfuerzo mancomunado para el estudio y conservación del oso andino y el jaguar en los límites australes de sus rangos de distribución- ejecutó una expedición en una vasta área de selva Tucumano-Oranense en el extremo noroccidental de la Argentina; en estas nuevas áreas en buen estado de conservación, hemos comenzado un relevamiento intensivo en busca de indicios de presencia de osos andinos (Tremarctos ornatus) y jaguares (Panthera onca). El trabajo de campo consistió en realizar muestreos mediante transectas naturales de entre 3 y 5 kilómetros de longitud, para la búsqueda de huellas, encames, rasguños en árboles y heces. También se activaron trampas-fotográficas y se colectaron muestras biológicas (pelos y heces) para posteriores análisis dietarios, parasitológicos y genéticos.

    Además, el trabajo de campo consista de una instancia fundamental como el entrenamiento del/los voluntario/s en prácticas de supervivencia en la selva, auto-control en situaciones altamente estresantes como un eventual extravío y la orientación mediante brújula y métodos naturales (i.e., observar las constelaciones y su disposición o la orientación cardinal mediante la observación del patrón de crecimiento de líquenes en un sitio dado o seguir el cauce de un río). 

    Rodrigo Calvo, un joven y valeroso estudiante de la Universidad Nacional de La Plata (Buenos Aires, Argentina), volvió a acompañarnos en esta ocasión. Participó con el equipo en la búsqueda de indicios y encontró un viejo sendero usado por oso andino y puma (Puma concolor), en el mismo, brindó asistencia en la colecta y conservación de las muestras biológicas encontradas. Finalmente, se activaron y cebaron las trampas-cámaras en este sendero de actividad. La humedad y la llovizna constante, aunada a las crecidas de los ríos, marcaron en todo momento el ritmo del trabajo en el interior de la selva.


















Buscando rastros de jaguar u oso en el sustrato arenoso a orillas del río.

Huella de mano de jaguar macho adulto, con una masa corporal de alrededor de 100 kg. El peso se puede inferir por el tamaño de la huella, y la profundidad de la impresión en el sustrato. El sexo por la amplitud de la huella, separación de los dedos, que denotan gran tamaño. En esta especie existe marcado dimorfismo sexual, esto significa, que macho y hembra pueden discriminarse por caracteres físicos externos distintos del sexo, por ej., el tamaño corporal. En jaguares, el macho es mucho mayor respecto a la hembra.


Árbol con indicios de haber sido trepado por oso, con marcas conspicuas de sus uñas no retráctiles.
Marcas conspicuas de trepado en la corteza del árbol.

El oso andino es excelente escalador de árboles y roquedales- con pendientes inclusive cercanas a ángulos de 80º-, cuando ejecuta estas actividades deja numerosos indicios indirectos producto de la escalada-e.g., marcas de garras y pelos adheridos-. La fotografía pertenece a un oso andino cautivo en un zoo de Venezuela. Crédito fotográfico: I. Lameda/Red Oso Andino.


Colocación y cebado de trampas-cámaras.


Explorando una cueva con un antiguo encame, para la búsqueda de muestras biológicas (pelos y heces).


Encame antiguo de oso andino, en una cueva natural a orillas de un río. Esta cueva, tenía entrada por un gran mirador natural entre los roquedales.

Huellas conspicuas de oso, en la hojarasca.


Huellas y restos de heces -en avanzado estado de descomposición- con plántulas germinadas.


Árbol trepado por oso andino, con indicios de descortezado y garras marcadas.







Expedicionarios de Proyecto Juco.



Árbol arañado y trepado por oso andino.




Restos de bromelias epífitas comidas sobre el dosel arbóreo por coatí (Nasua nasua)


Colectando heces de carnívoros en un sendero de actividad.








Iniciando el fuego en el campamento, para una larga noche en el trópico en tierra de jaguares.


Huella de mano de margay o "gato tigre" (Leopardus wiedii)










Todas las fotografías tienen derechos reservados y su uso está prohibido. Créditos fotográficos: Rodrigo Calvo, Mariela del Valle Flores/ Proyecto Juco/Proyecto Yaguajuco. El texto y el logotipo tampoco pueden ser reproducidos.

HAY ALGUIEN EN LA NIEBLA


    En la edición de octubre-diciembre 2013 de la Revista de la Fundación Vida Silvestre Argentina, hemos publicado una síntesis del trabajo de Proyecto Juco estos últimos años, como los esfuerzos de investigación y conservación que se llevan a cabo con el oso andino en Argentina. También brindamos una pequeña reseña sobre los investigadores y exploradores pioneros que se internaron en las vastas selvas nubladas del noroeste argentino, para conocer más sobre su biodiversidad y particularmente sobre el Juco, la Juca, Ucumar o Ucumari (el mítico oso, como se lo denomina en lengua runasimi). Hay alguien en la niebla, da cuenta en suma, de como el trabajo intensivo de campo aunado a  estudios de ADN confirman la presencia de Tremarctos ornatus en el país. Leyendas, mitos, trabajo de campo y laboratorio para saber más sobre este esquivo mamífero grande. Lea la nota, descargando la revista completa en: 





TRAS EL JUCO, EN EL BOSQUE MONTANO Y LOS VALLES INTER-ANDINOS
(Véase también la nota Posibilidad de Voluntariado)

Proyecto Juco está relevando actualmente en Argentina, nuevas áreas para determinar la ocurrencia del oso andino en el bosque montano y los valles inter-andinos  (áreas donde ya se habían tenido reportes de avistamientos del oso y de consumo de maíz, en pequeñas chacras comunitarias). Además también, está evaluando formas de mitigación de eventos de predación de jaguar y puma, en estos sitios. Desde una perspectiva que incluye el análisis forense de la presa, las variables ambientales de los sitios donde ocurre el evento e incluso en función del estudio de la mecánica craneodentaria de los grandes carnívoros (véase los artículos científicos sobre biomecánica craneodentaria de jaguar y oso andino) y la tafonomía de los individuos-presas. En este marco, se ha tenido conocimiento de eventos aislados de predación de ganado caprino y vacuno, que no se condice con el patrón de consumo de presas que tienen tanto el jaguar como el puma, estos eventos se han dado en áreas - muy bien conservadas- donde se han avistado osos andinos o sus indicios frecuentemente (i.e., encames sobre querusillas Gunnera sp. o taracas Puya sp. consumidas). Por lo que, vamos ha comenzar a monitorear sistemáticamente estos sitios, usando metodologías específicas para el estudio de osos tropicales (que incluye entre otros materiales, el uso de cebos y trampas-cámaras activadas en lugares estratégicos). Para ello invitamos a toda persona interesada o emprendimiento privado, ha apoyar esta iniciativa de conservación mediante la donación de equipos para campo u aporte económico para la logística del proyecto (contáctenos). También les recordamos que pueden ser voluntarios de nuestras campañas si cuentan con las condiciones físicas y psíquicas necesarias para trabajar en áreas remotas, y por ende sin infraestructura alguna (véase también la nota Posibilidad de Voluntariado). Es dable aclarar que trabajamos mancomunadamente con las comunidades locales, y apoyando sus luchas sociales y ambientales.


Oso andino o juco, consumiendo material vegetal fibroso, su fuerza de mordedura superior a los 700 Newtons (en los individuos de mayor masa corporal), lo posibilita a tener una dieta omnívora-hipocarnívora. Esto explica parcialmente porque el oso andino, es una especie oportunista que aprovecha variados recursos alimentarios, como fuente constante de lípidos, azúcares, grasas o proteínas. Crédito fotográfico: Armando Castellanos.


Indicios indirectos de trepada y caminata sobre la horqueta de un árbol efectuadas por el oso, en selva montana a 980 m.s.n.m en la cuenca alta del Río Bermejo (Argentina). Véase las epífitas conspicuamente aplastadas por el paso del animal. La observación de estos indicios debe efectuarse relevando el "complejo de señales" en el que se encuentran, buscando  otros signos asociados que aporten información adicional (e.g. huellas en el suelo o encames) para la identificación correcta de la especie que los ha producido.





Ganado vacuno, criado a baja escala por las comunidades rurales de los Valles Inter-andinos,  son potenciales presas de jaguar u oso andino en sitios con eventos de predación. Crédito fotográfico: Miguel Acosta.



Valles Inter-Andinos y pastizales de neblina, sobre los 3.800 m.s.n.m. Hábitat potencial del oso andino, en el extremo noroccidental de la Argentina. Crédito fotográfico: Miguel Acosta.








Cebado de una parcela de muestreo con carne vacuna en descomposición y miel como cebo odorífero, para la captura en trampa-foto del oso andino; y captura de pelos con folículos en trampas de pelos (nótese la línea galvanizada a la altura de los muslos, de los investigadores) . Selva húmeda de la Cuenca Alta del Río Bermejo (Argentina).



Perros de rastreo en Bosque Montano, a una altitud de 3.200 m.s.n.m.  Se emplean infrecuentemente para la búsqueda de  muestras biológicas de carnívoros silvestres- para posteriores estudios-, entre estos, el oso andino. Los canes  trabajan vacunados y en óptimas condiciones sanitarias, para evitar que sean vehículos de transmisión de patologías de animales domésticos a carnívoros silvestres.

Anta, tapir de tierras bajas o tapir amazónico (Tapirus terrestris) en el interior del bosque inter-tropical (Argentina).






Anta amazónico (Tapirus terrestris), luego de traspasar la parcela de las trampas de pelos. Herramienta, que nos brindará importante información biológica, de una forma no-invasiva para con el individuo; pues no se requiere ni su captura ni manipulación; así mismo tampoco se le genera disturbio alguno en su comportamiento natural.

Tapirus terrestris.


Corzuela roja (Mazama americana) en horas crepusculares en el sotobosque.


Corzuela parda o guazuncho (Mazama gouazoupira) en selva de piedemonte, en la Cuenca Alta del Río Bermejo (Argentina).





Puma  (Puma concolor) subadulto recorriendo la selva, durante la noche (Argentina).




Ecotono de bosques montanos y valles inter-andinos entre los 2.900 a 3.800 metros de altitud, en el Noroccidente de Argentina




Huella de mano de jaguar adulto, en el bosque montano de la Argentina.




Huella de mano de oso andino sobre un sendero de actividad-del oso- en la cresta de una serranía en Argentina. Compárece con la huella anterior de jaguar. En tamaño ambas huellas son similares.




En búsqueda de indicios indirectos (huellas, heces, etc).





La niebla y humedad constante, imponen las condiciones de trabajo.


Roquedales con cuevas. Hábitat potencial con refugios para el oso. En las partes altas el empleo de cuevas es frecuente para la elaboración de encames terrestres dentro de las mismas.








Relevando un área de selva alta, en la Provincia de Jujuy (Argentina).



Sotobosque de la selva nublada en la cuenca alta del Río Bermejo (Argentina).



Huella de mano de oso andino.




Prohibido el uso de las fotografías y texto, sin previa autorización. Derechos reservados.